domingo, 7 de diciembre de 2014

De Raquel Fernandez

Si yo tuviera diecisiete años,
si fuera una muñeca que nunca abrió las piernas,
que nunca tuvo como ruta el hambre,
que nunca salió a la calle con un vestido nuevo
para que un hombre cualquiera...

(vos, vos, vos)
la convirtiera en reina, puta, poema,
te diría
que hay algo en el viento.
Te cantaría, amor, te cantaría.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Amo esta clase de libertad, la de amarlo y sentir que solo somos los dos aunque tengamos cien miradas encima; desaparecer de la vida misma.

miércoles, 27 de agosto de 2014

domingo, 24 de agosto de 2014

La vida que quiero contar

Posiblemente mi cabeza está viajando al futuro de una manera muy precipitada, pero no les ha pasado que imaginan cómo contarán su vida ¿qué detalles o personas serán relevantes? ¿Qué historias serán dignas de ser contadas? Bueno pues honestamente a mí sí me sucede.
He pensado que quiero contar sobre los lugares que he conocido, los atardeceres que pude ver y las personas que me acompañaron en ese camino.
Quiero contar sobre los conciertos a los que fui: los masivos, los de artistas desconocidos, los que fueron frente a la playa, los que sentí que me ponían en riesgo pero que valieron la pena al cien por ciento. Quiero contar sobre las horas que esperé bajo la lluvia para ver a una banda.
Quiero poder contar sobre todas las veces que me rompieron el corazón y todas las lecciones que eso me dejó. Espero entre mis historias exista algún acto de cursilería y romanticismo puro, algo así como “Dejé todo sin mirar atrás” “En ese momento era todo lo que importaba”. Quiero saber que en algún momento me dejé llevar por la intuición. Todos debemos apostar por el amor aunque sea una vez en la vida.
Me gustaría contar lo divertido que era mi trabajo, recordar a los compañeros y amigos que conocí. Quiero contar sobre mis ganas de superarme todos los días. No quiero hablar de cantidades de dinero o sueldos, quiero hablar de cómo aprendí a ganarlo y sobre todo a gastarlo.
Espero poder contar que fui relevante para los que me rodeaban, que alguna vez los hice sonreír o los saqué de sus casillas. Quiero estar segura de haber aprendido de muchas personas pero también de haber sido maestra de alguien.
Quiero contar que vi más del mundo y no sólo la ciudad en la que nací; quiero contar que probé cervezas y postres de todas partes.
Espero poder decir que nunca dejé de escribir, ya sea para un trabajo, una carta de amor o simplemente por desahogarme. Decir que pude mantener conversaciones reales con personas reales.
Quiero contar sobre esas extrañas modas que seguí y como tuve el cabello de mil colores y estilos. Quiero poder tener fotografías que enseñar y uno que otro libro viejo guardado.
Quiero recuerdos dulces y agrios, pero más que nada espero tener el valor para poder crear esa vida que quiero contar.
Paulina Alcocer
Junio 2014

domingo, 9 de marzo de 2014

Mucho Más Allá

¿ Y si nos vamos anticipando
de sonrisa en sonrisa
hasta la última esperanza?

¿Y qué?
¿Y qué me das a mí,
a mí que he perdido mi nombre,
el nombre que me era dulce sustancia
en épocas remotas, cuando yo no era yo
sino una niña engañada por su sangre?

¿A qué , a qué
este deshacerme, este desangrarme,
este desplumarme, este desequilibrarme
si mi realidad retrocede
como empujada por una ametralladora
y de pronto se lanza a correr,
aunque igual la alcanzan,
hasta que cae a mis pies como un ave muerta?
Quisiera hablar de la vida .
Pues esto es la vida,
este aullido, este clavarse las uñas
en el pecho, este arrancarse
la cabellera a puñados , este escupirse
a los propios ojos, sólo por decir,
sólo por ver si se puede decir:
"¿es que yo soy? ¿ verdad que sí ?
¿no es verdad que yo existo
y no soy la pesadilla de una bestia?".

Y con las manos embarradas
golpeamos a las puertas del amor.
Y con la conciencia cubierta
de sucios y hermosos velos,
pedimos por Dios.
Y con las sienes restallantes
de imbécil soberbia
tomamos de la cintura a la vida
y pateamos de soslayo a la muerte.

Pues esto es lo que hacemos.
Nos anticipamos de sonrisa en sonrisa
hasta la última esperanza.





Alejandra Pizarnik

Love is our resistance...!

If we live our life in fear
I'll wait a thousand years
Just to see you smile again

-Mi vida -dijo la Maga-. Ni borracha la contaría. Y no me va a entender mejor porque le cuente mi infancia, por ejemplo. No tuve infancia, además.